Make your own free website on Tripod.com

Dr. Hugo A. Gallo
La Plata - Argentina

Betta, el pez de combate de Tailandia

Betta splendens

Clasificación:

Orden:  Percomorfos
Sub Orden:  Anabántidos
Familia:  Belontiidæ
Género:  Betta
Especie:  splendens
Autor:  Regan, 1909
Nombre Común: Pez luchador de Siam / Betta
Origen:  Tailandia
Temperamento:  Los machos son muy agresivos y maliciosos con otros machos de su género, por lo que deben mantenerse de a uno en el acuario comunitario. Las hembras son -usualmente- pacíficas y varias pueden mantenerse juntas mientras no haya un macho en el acuario.
Temperatura: 21° a 29°C; Óptimo, 25,5 °C
Tamaño (adulto): Machos de 5 a 7,5 cms. La hembra es algo más pequeña.
Diferencias sexuales:  Los machos son mucho más coloridos y acompañan el color del cuerpo a las aletas.
 

Descripción externa y generalidades:

El Betta splendens es un pez alargado de costados aplastados. La aleta larga es muy larga y la caudal, casi circular. Las aletas abdominales reconcen una forma de sable; la dorsal, comienza a partir de la mitad posterior del dorso.

En la naturaleza, el color es generalmente marrón rojizo, con iridiscencias verdeazuladas y puntos de colores rojo, verde o azul en hileras.

Otro pez luchador de la misma especie es el Betta brederi, de la isla de Java y de Sumatra. El macho de esta última especie incuba los huevos en su boca.

El agua para los Betta:

Al ser anabántidos, necesitan poco oxígeno disuelto en el agua; poco, pero lo necesitan. Están equipados con órganos accesorios de respiración que les permiten tomar el aire directamente de la superficie del agua. Ese aire es ingresado por la boca y pasado al accesorio de respiración conocido como "laberinto".
 

1. Temperatura:

Como señalamos, lo ideal son 25,5 °C, pero deberá elevarse unos pocos grados con motivo de la puesta de huevos. Las temperaturas de 20 °C o menores, hacen que se vea afectado el metabolismo de los betta y se mantengan en un estado de letargo.
 

2. Química:

Tanto como la temperatura, habrá que atender especialmente a otros dos factores: la dureza total del agua y su valor pH.

En su ambiente natural (arrozales), el Betta posee un fondo barroso. El agua tiene un aspecto lóbrego teñido de color ámbar. Es muy blanda y no excede los 8° dH ni contiene sales disueltas. El pH es algo ácido, no menor a 6,8.

 

Alimentación:

Los Betta son carnívoros. Por lo tanto, cualquier derivado vivo será apreciado por el pez. En su hábitat su principal ingesta está compuesta por larvas de mosquito. Puede también dárseles lombrices rojas de jardín pequeñas, tubifex, artemia, etc... Otra opción es la de darles carne finamente picada. El Betta tiene dientes, por lo que no tendrá problemas. Aceptan complementar su menú con alimentos secos.

Tamaño del tanque:

No hay pez alguno que le guste estar "apretado". Si bien el Betta se adapta fácilmente a pequeños espacios, lucirá más en un acuario mediano.

Reproducción:

Como otros anabántidos, el Betta es un constructor de nido de burbujas. Cuando la hembra deja caer los huevos, el macho va tras ellos y los coloca bajo el nido que previamente construyó.

El acuario de reproducción:

Tendría que ser de un mínimo de 40 litros, previamente esterilizado con una solución fuertemente salina. Además, inexcusablemente, deberá estar provisto por una tapa que cubra la totalidad de la superficie líquida, sin espacios por donde pueda entrar aire en cantidades.

Plantas para la reproducción:

Son necesarias, más que nada, para proveer a la hembra un lugar de escondite. A veces, el cortejo no es demasiado "galante" y el macho puede lastimar a la hembra. Son útiles la Cabomba caroliniana y las especies de Limnophila. Las pequeñas hojas de estas plantas, además de proporcionar escondites, son apropiadas para que el macho pueda construir el nido. Lo mejor, es plantarlas densamente en las dos esquinas posteriores.

Fondo:

Es preferible un piso desnudo. Así, el macho podrá ver con facilidad los huevos que se caigan.

Agua:

Como lo dijimos más arriba, el pH deberá ser de 6,8 y la dureza de hasta 8 dH. Algunos especialistas recomiendan 50% de agua destilada y 50% de agua corriente.

Filtración y aireación:

Es necesario, pero ni constante ni potente. El agua de origen de estos peces carece de movimiento fuerte. Lo ideal es airear y/o filtrar de modo intermitente: dos horas encendido, y cuatro horas apagado.

Temperatura de reproducción:

El grado exacto -parece ser- de 26,5 °C, pero es posible tener éxito entre 26,5 y 29,5 °C.

Preparación y desarrollo:

Dos semanas antes de la puesta, habrá que seleccionar al macho de acuerdo a sus característi cas exteriores: tamaño, colores, actividad, etc... La hembra tendrá su vientre redondeado, lo que indica la presencia de huevos en su interior.

Entonces, se los coloca en un acuario dividido por un cristal, donde la altura del auga no sea superior a los doce centímetros. Si la pareja se acepta, el macho comenzará a fabricar el nido de burbujas. Si, además, extiende sus aletas, hay que retirar el vidrio divisorio. El macho, a esta altura, dividirá su atención entre la hembra y la construcción del nido. Finalmente, abrazará a la hembra rodeándola para que expulse los huevos que, a medida que vayan saliendo, irá fecundando. Cada huevo será buscado por el padre y depositado (con su boca) en la base del nido. Por este trabajo el macho sufre un gran desgaste y motiva la baja altura del agua. La hembra puede poner varias decenas de huevos y el procedimiento dura de dos a tres horas; pasado este momento, la hembra debe ser retirada a un acuario pequeño, para que se recupere.

Es importante alimentar bien (lo que no significa demasiado) al macho mientras cuida los huevos del nido. Eso hará que sus tendencias "caníbales" sean minimizadas.

Los huevos romperán en unas 48 horas desde la puesta, pero los bebés no dejarán el nido hasta que hayan absorbido la yema del saco nutricional que los albergó. Esto lleva de tres a cuatro días. Después, se convertirán en libres nadadores cerca de la superficie. Si cayeran, el macho se ocupará de llevarlos hacia arriba.

En ese estado, los pececillos necesitan mucha alimentación de microorganismos.

A las dos semanas, aproximadamente, los pececitos comenzarán a desarrollar el órgano de respiración accesorio. Esto les lleva unos cinco días y es el período más crítico. Si existen corrientes de aire fría sobre la superficie del agua, las crías morirán indefectiblemente. De allí la importancia de la tapa del acuario. Entonces, para evitar pérdidas, el aire que esté en contacto con el agua debe tener la misma temperatura. Un promedio común es que menos del 10% de la freza llegue a la madurez y la mayoría se pierde en esta etapa. Si los jóvenes peces pudieron superarla, seguramente se desarrollarán sin problemas.

A partir del mes de vida, se puede comenzar -muy lentamente- a subir el nivel del agua (idéntica a la del acuario en cuanto a calidad) un centímetro por día, llenando por goteo.

Cuando las crías alcancen tres o cuatro meses de edad, será tiempo de separar a los machos a acuarios individuales. Pueden ser habitáculos de unos 4 litros o -mejor todavía- a tanques de 10 litros

La alimentación de los jóvenes:

Es necesario darles infusorios y/o rotíferos o artemia recién nacida. Unas pocas gotas diarias de levadura en polvo disuelta en el agua del acuario, son muy buenos alimentos para continuar la reproducción -en el acuario- de los infusorios, muy necesarios para el crecimiento de los peces jóvenes.

Una vez que hayan cumplido dos semanas puede intentarse con carne picada muy fina o hígado de pollo.

Volver a Burbujas