Make your own free website on Tripod.com

Dr. Hugo A. Gallo
La Plata - Argentina

Cría y Reproducción

IV) El Desove del Carassius

Por lo general, el desove tiene lugar en la siguiente forma: en determinado instan te, la hembra cae al fondo de la pecera; entonces, el macho la levanta, por medio de su hocico, hasta la parte superior del acuario, a veces casi fuera del agua. Y es en ese preciso instante que la hembra lanzará sus huevos, en sucesivas partidas, que el macho fertilizará inmediatamente, lanzando sobre ellos el esperma. Cada eyaculación de la hembra suministra alrededor de 20 huevos, que quedarán adheridos a las plantas. Aproximadamente al cabo de una hora de finalizada la puesta, y efectuada la fertilización, habrá que sacar a los padres (pues en caso contrario se comerán a los huevos), pasándolos a otro tanque, donde continuará el proceso durante otro lapso igual. Finalizado éste, se llevará a los padres nuevamente a otro tanque, dejando así dos tanques con huevos fertilizados. Dado que el apareamiento produce grandes desgastes de energía, es necesario someter a los padres a un período posterior de muy buena alimentación.

En lugar de separar a los padres puede recurrirse al método inverso, o sea dejar a los reproductores y sacar a las plantas o material especial que se ha colocado en el acuario, con los huevos adheridos y llevarlos a otro tanque, con una temperatura algo más alta del agua. Este tanque deberá prepararse con anterioridad, con agua tomada preferentemente del mismo acuario. La altura no deberá ser mayor de 25 cm. y la cantidad de líquido se calcula a razón de 5 huevos por litro como máximo. De ningún modo se intentará separar a los huevos de las plantas; tampoco es conveniente introducir otras plantas ni caracoles; tampoco arena o piedras. El tanque se colocará en un sitio con mucha luz y sin corriente de aire. Este procedimiento de sacar a los huevos y pasarlos a otro tanque, efectuado a distintos intervalos, durante el período de puesta, si bien permite salvar la mayor cantidad posible de la voracidad de los padres, no es tan bueno como el de sacar directamente a los padres. Conviene aplicar aireación suave y acriflavina, o azul de metileno, para evitar el ataque de los hongos.

Algunos criadores recomiendan cortar la cola del macho, por lo menos en un tercio de su longitud. En esa forma se evita que parte del esperma se pierda, al quedar adherido a la aleta caudal. Esta vuelve a crecer, alcanzando a veces una mayor lon gitud que antes, pero por lo general la parte regenerada queda blanca.

Por las mismas razones, si se saca al macho del tanque, habrá que salpicar sus aletas caudal y anal con agua, para retirar el esperma que pudiere haber quedado adherido.

Algunos criadores agitan el agua con una varilla de vidrio, para desparramar el esperma, que en esa forma puede llegar a fecundar los huevos que se han desparra mado, pero tal procedimiento no es aconsejable.

Habrá que observar bien los huevos, separando, mediante la ayuda de una larga pipeta de vidrio o material plástico, aquellos que son de color blanco lechoso, no fecundados, los que caerán al fondo del acuario, donde entrarán rápidamente en putrefacción, atacados por los hongos.

Los huevos fertilizados son cristalinos, los que mostrarán un puntito negro corres pondiente a los futuros ojos del embrión interno. Los estropajos de fibras de nylon permiten una mejor conservación de los huevos que las plantas. Para el principiante es algo difícil observar los huevos, por lo cual conviene que utilice una lupa. A veces será necesario sacar a la planta de la pecera, con sumo cuidado, para poder observar mejor a los huevos.

El proceso de desove y posterior fertilización, puede producirse varias veces du rante la estación, prácticamente cada mes, pero la primera vez es la más abundante. Un pez de 15 cm puede suministrar unos 2000 a 5000 huevos en su primera primavera, pero en general el promedio no pasa de 300 a 600.

Si se piensa obtener otra puesta durante la misma estación, habrá que separar a los padres y volver a aparearlos dentro de los 30 días. Si a pesar de toda la preparación previa no se produce el apareamiento, entonces habrá que separar a los padres y volver a repetir todo el proceso después de unos días de reposo y buena alimentación.
 

Volver a Carassius main page
Volver a Burbujas